junio 21, 2010

2.

Nunca entendí a esos animales. Cruzaban todo el lomo del caballo para luego incorporarse nuevamente en su cuerpo. Siempre después de galopar -todas las mañanas- cuando el equino se echaba a cavilar sobre la luna y sus tobillos, los animales volvían a hacer la procesión. Luego regresaban al cuerpo. Un día el caballo abandonó el campo. Lo ataron en una carroza que llevaba hombres del color de la humedad. Esa tarde los animales salieron por un lagrimal del aquel bagual y caminaron desdeñosos por las ruedas de la diligencia. Después durmieron para siempre en el asfalto.

4 comentarios:

El Santi dijo...

Redondito redondito.
Voy por la tercera lectura.
Cada vez lo leo mejor.

Juampa dijo...

Muchas gracias estimado. Es un texto que lo escribí de un tirón practicamente. Creo que le tengo que retocar algunas cosas, ciertas sinonimias me estan cayendo mal. No fue adrede pero tomó un toque de "refabricado" que quiero limpiar.
Un abrazo.

El Santi dijo...

Yo soy medio bruto, no hay caso.
Me pasé media hora buscando las "sinonimias". Al final me avivé. Lo decís por "equino", "caballo" y bagual". Ya veo. Vos pensás que parece que lo trabajaste demás para no repetir "caballo".
Si hubieras repetido caballo, a mí me hubiera gustado igual. Porque soy medio simplón y para mí, un caballo es un caballo.
Ahora que lo decís, quizá "equino" suene afectado, muy zoológico. Y "bagual" un tanto gauchesco.
Admito que cuando llegué a "bagual" me sorprendió un poco.
No estoy jodiendo, solamente divagando y dejando volar mi mente.
Entonces me animo a decirte que quizá en esos tres sinónimos, uno quasi técnico, el otro vulgar y el otro folclórico, esté una parte de la riqueza de este texto tan cargado de simbolismo e imágenes fuertes e inquietantes.
Digo yo, no sé.
Divago nomás.
Ta, ya vi también lo de "carroza" y "diligencia". Estos sí que no son sinónimos.
Tenés algo de relojero Juampa, construís los textos como máquinas de golpear.

Juampa dijo...

Ta muy bueno eso que decís Santi. Tus divagues son muy interesantes. Como relojero a veces se me cruzan las agujas.
Adieu